heliconia 

 POESÍA DEL BOSQUE

Todas las platanillas pertenecen al género Heliconia y conforman la familia Heliconiaceae. Su nombre proviene del monte Helicón (Elikon), ubicado en Grecia, cerca al golfo de Corinto, sitio supuesto de la inspiración poética. En ese monte, según la Mitología, moraban las Musas, que protegían las artes, las ciencias y las letras.

A pesar del origen europeo de su nombre, todas las Heliconias provienen de América. Tienen cierta similitud con los plátanos y los bananos, que son de la familia de las Musáceas, originarias de Asia y África. Existen aproximadamente 220 especies de Heliconias, y la mitad de ellas son de Colombia, lo que nos convierte en el primer país del mundo en diversidad de estas hermosas plantas, que tienen además un enorme potencial ornamental y comercial. Bajo la tutoría científica del botánico Gustavo Morales, el Jardín tiene ya 71 especies, lo que la convierte en la colección documentada de heliconias más importante del país.

Las Heliconias constituyen uno de los elementos más característicos de los bosques tropicales del nuevo mundo. Son hierbas enormes cuyo verdadero tallo es un rizoma subterráneo; en tanto que el tallo aparente está conformado por las vainas de las hojas. Tienen unas grandes y vistosas brácteas o estípulas, dentro de las cuales tienen unas pequeñas flores que son polinizadas por los colibríes. A veces son péndulas y a veces son erectas; y tenemos una rastrera. Pero sobre todo, las Heliconias, como su nombre lo evoca, hacen parte de la poesía del bosque.

JSN Solid template designed by JoomlaShine.com